Economía Finanzas Gobierno Mundo

La Crisis que no estamos viendo…

Estamos a 10 años de que ocurriera la peor crisis financiera a nivel mundial, en donde la deuda tuvo un papel decisivo para que esta se llevara a cabo. Recordemos que todo se originó, en primera instancia, gracias a que las instituciones financieras otorgaron créditos a personas sin ingresos y sin trabajo a diestra y siniestra, a los famosos NINJAS  (No Income, no Job no assets). El resto de la historia ya lo conocemos; incluso hubiésemos pensado que la lección estaba aprendida con lo que pasó y que utilizaríamos de mejor manera la deuda de ahora en adelante, pero al parecer no: frente a nosotros están desfilando algunos elementos para pensar que algo malo está por ocurrir.

images

Este tema es preocupante, empresas y gobiernos de los países han solicitado de crédito a las instituciones financieras y de lo que han recibido a través del mercado de deuda cantidades que ni se pueden pronunciar de tantos números. Para darles una idea, lo que los gobiernos de los países tienen de deuda asciende a 63 trillones de dólares (en términos americanos). Ok, sabemos que el crédito no es malo; al contrario, si se sabe usar adecuadamente, motiva al desarrollo de proyectos, ayuda a generar ingresos, aceita a la economía y mueve al consumo. Aquí radica el gran problema: el nivel de endeudamiento es mucho mayor al de productividad y eficiencia de los países y compañías que la gran mayoría obtiene estos recursos para cubrir pérdidas de los ejercicios o pagar a otra deuda. A modo de ejemplo, se muestran los siguientes datos, tomando como base la contabilidad nacional y como indicador de productividad el Producto Interno Bruto (GDP) como razón junto a la Deuda (Debt to GDP): La razón de Japón es del 239 por ciento, la de Grecia 181 por ciento, Líbano de 148 por ciento, Italia de 132 por ciento y Portugal 130 por ciento, indicando que la deuda sobrepasa abismalmente a lo que cada nación genera (Japón e Italia tienen el 19 por ciento y el 4 por ciento de la deuda global). México tiene un indicador de 46% ocupando el lugar 86, por lo que no podemos cantar victoria y porque hay economías emergentes que ya empezaron a dar señales de problemas como Turquía, por ejemplo, la crisis en África y ahora la de Argentina.

Ahora hablemos de la deuda corporativa. Según un reporte del Banco Internacional de Pagos (BIS), 2 billones de dólares en mercado de deuda se vencerán anualmente hasta el 2022 y una cantidad considerable puede llegar a no pagarse. El motivo es que la facilidad para entrar al mercado de deuda y de patear la deuda corporativa a más tiempo está generando una bola de nieve y efecto mariposa, ya que las empresas, al llegar un vencimiento, solamente emiten más deuda. En el país vecino del norte, la deuda colocada ha alcanzado6.3 trillones, tienen 8 dólares de deuda por cada 1 dólar de efectivo, según comentan analistas de S&P Global. En resumen, las empresas están apalancadas de una manera muy peligrosa y en niveles que nos hace recordar lo previo a la crisis de 2008.

Respecto al crédito a personas, la cosa no está tan alejada de esta preocupación. Definitivamente los controles se han relajado para la solicitud y la obtención de un crédito debido a que la meta principal de la gran mayoría de las instituciones financieras es sin duda la colación de tarjetas y otros instrumentos de crédito, cueste lo que cueste. En México ha sido un año difícil para los bancos de nicho cuyas carteras se han deteriorado y como consecuencia tienen un gran nivel de mora. La CNBV menciona que el índice de morosidad de la cartera de crédito al consumo, que en el último trimestre alcanzó 985 mil 514 millones de pesos, fue de 4.56 por ciento versus del 4.15 por ciento del año pasado, y pues de a gotita a gotita el vaso se va llenando.

Estamos jugando con fuego y al filo de un precipicio que ya habíamos vivido: países, empresas y personas apalancados en un ambiente donde las tasas de intereses van para arriba; es debido a esto que el costo financiero va en aumento respecto a la deuda que se obtuvo de manera fácil en los años pasados. La vieja frase de “toma chocolate, paga lo que debes” resuena más que nunca en nuestra mente, ocasionándonos un déjà vu: esto ya lo habíamos vivido.

Francisco J. Orozco Bendímez

Visita y sigue nuestras redes sociales

Facebook: https://www.facebook.com/emprepedia/
Intagram: https://www.instagram.com/emprepedia/
Twitter: @emprepedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s