Anuncios
Lo último

El Millennial en Busca del Sentido: Comunicación Parte I

Después de que un bebé sale de su madre, lo primero que hace es llorar, y es que esto pasa por la necesidad del primer respiro, para expulsar los líquidos alojados en las vías respiratorias. Pero no solamente es eso, se trata de la primera vez que el ser humano interactúa en el mundo, está vivo y trata de comunicarse con los que se encuentran a su alrededor diciendo con su llanto “ya nací”, “ya estoy aquí”.

Y es que esto es atemporal, fuera de toda evolución. El ser humano desde que nace trata de comunicarse. Desde las primeras pinturas rupestres (desde hace más de 40,000 años como forma de comunicar emociones e historia) ha pasado por las señales de humo, la carta, el teléfono hasta las redes sociales y el texting:  hemos cambiado el medio, la forma, pero seguirá siendo el mismo fondo, queremos convivencia o tratar de expresarnos, ya sea para los demás o como una simple autoexpresión.

AAEAAQAAAAAAAAc5AAAAJDJjNGQ0YzMxLTA3M2YtNDlkYi05N2E0LTE1Y2Y4OTNmZGUyMA

Aunque sí, hay que aceptarlo, nuestra generación ya no es presencial, ya no es de la interacción cara a cara, donde la evolución de la forma de comunicación ha ido de la mano con la evolución de la tecnología. Hemos pasado de la viva voz a la comunicación instantánea. ¿Quién no tuvo MSN Messenger?, este fue el abuelo de toda forma de texting o de red social, todo mundo empezaba el día y lo terminaba revisando mensajes en sus computadoras de escritorio y plasmando sentimientos, o haciéndola de escritor, crítico o líder de opinión en la barrita de status. Aquí se pasó de la llamada telefónica para ponerse de acuerdo si queríamos ir a algún lugar al mandarse un mensaje con la hora y lugar. Las cosas fueron avanzando, y pasamos desde el Blackberry Messenger, hasta el día de hoy, al conocido whatsapp, y ni qué decir de las demás redes sociales.

¿Recuerdas la crisis de la influenza N1H1 en 2009?, todo mundo pegado a la televisión o a los medios oficiales, esperando algún comunicado del gobierno, de las universidades, de las empresas. Se vivía una histeria colectiva al no tener certidumbre de lo que estaba pasando. ¿Pero cómo te llegó la noticia?, ¿cómo te enteraste de lo que había que hacer o de lo qué iba pasar?, lo más seguro es que fue porque algún amigo te mandó un mensaje, porque tu jefe escribió algo en Facebook, porque tus profesores o autoridades escribieron algún Tweet, y a pesar de que en ese momento esos no eran los medios oficiales, fue la vez que todo cambió en la manera de comunicar cosas, la consolidación de las redes sociales.

En un ejercicio entre Millennials le preguntamos a una serie de estudiantes la manera de comunicarse, y todos coincidieron que la manera más rápida y fácil es sin duda los mensajes instantáneos:  Facebook, whastapp y cualquier otro familiar de ellos. ¿Por qué es así?, porque de cierta manera evadimos la confrontación de saber qué piensa la otra persona, de si hizo un gesto positivo o negativo, huimos de la responsabilidad de las reacciones y nos escondemos tras un mensaje escrito, tenemos miedo de la respuesta. Aquí encontramos los vicios de esta nueva fase de la comunicación, cada quien tendrá una interpretación del mensaje, cada quien tendrá interpretación del emoji (aunque a veces su significado es muy obvio), provocando que la comunicación no sea efectiva, provocando que ahora sea unidireccional.  

¿Pero por qué existe este miedo?, ¿por qué el miedo de las reacciones?, porque somos inseguros, porque la comunicación masiva, llámese redes sociales, llámese medios de comunicación tradicionales, ha hecho que en nuestra mente se fabriquen personajes y estereotipos en la que muchas veces nos encasillamos hasta el punto de sentirnos juzgados por el eterno qué dirán, el cómo me veo y el qué piensan de mí, porque ahora la burla en cualquier fracción de segundo se vuelve viral. Sí la comunicación ahora es un virus, que se puede salir de control, y el remedio temporal es una profile pic muy fresca, que cuide una apariencia, éxito o de felicidad, que muestre la mejor cara de uno.

La calidad de  nuestra comunicación apesta, ahora unidireccional, estamos tan metidos en nuestro mundo, digiriendo tanta información entre noticias, memes chistosos, mensajes en whastapp o en el muro de Facebook, fotos  en Instagram y checando los trending topics en Twitter, que cuando nos hablan no percibimos ni la mitad del mensaje, parecieran mensajes encriptados que solo un hacker pudiera rescatar, o pareciera que nos está hablando la maestra de Charlie Brown (no sé que tan buen referencia sea esta para los Millennials).

Aquí le paramos esta primera parte sobre la comunicación antes de que me linchen…

Francisco J. Orozco Bendímez

Anuncios
Acerca de Francisco J. Orozco (106 Artículos)
Profesor de Contabilidad y Finanzas en el Tecnológico de Monterrey Campus Monterrey. Millennial de nacimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: