Anuncios
Lo último

Yo no les voy hablar de Trump (No tanto):¿Qué sigue?

Yo no les voy a hablar de Trump! (No tanto)

Son casi las 5 de la madrugada del 10 de noviembre de 2016. He leído de todo en redes sociales después de que las elecciones en Estados Unidos llegaron a su fin y el ganador resultó ser el personaje menos empático para la población mundial, Donald Trump (creo que resulta innecesaria esta aclaración) y hasta para los votantes del 8 de noviembre, porque en la suma total de votos, su principal opositora fue superior.

En fin, hay quienes ven en esta decisión democrática una oportunidad; hay otros, la mayoría según he leído, que lo ven como el inicio de una de las mayores fatalidades que pueden ocurrirle a la humanidad; y otros tantos optimistas que hablan acerca del cambio que cada uno de nosotros debemos aportar a la sociedad para vivir en un mundo mejor.

Ante todo este bombardeo de información y mi reserva política al respecto, voy a hablar únicamente de lo que estoy seguro: ahora mismo, solamente podremos vivir de la especulación, tal y como ya lo reflejó el mercado cambiario muy en contra de México. Es realmente imposible saber si el presidente electo de los Estados Unidos, hará valer los comentarios que hizo durante su campaña, pues en su historia personal, ha demostrado contradecirse más veces de las que él mismo pueda recordar. Además, el mismo peso de la posición que asume, sin duda jugará un papel preponderante en la actitud que manifieste de ahora en adelante.

Por lo tanto, ante mi profundo deseo de confirmar el alto sentido de charlatanería que predomina en Mr. Trump, les voy a platicar de la perspectiva de nuestros mercados, para que nos tranquilicemos hoy más que ayer y entendamos un poco mejor qué esperar en materia económico-financiera; porque si de algo estoy convencido, es de que cualesquiera que sean las decisiones financieras y económicas que se tomen desde nuestro país vecino, el mercado y nosotros mismos nos ajustaremos para seguir sobreviviendo, sabiendo que localmente tenemos figuras a las cuales tendremos que exigir cuentas y resultados que nos ayuden a ello.

Antes de las elecciones, la expectativa de algunos directivos de las empresas mexicanas acerca del futuro de nuestro país, era menos optimista que hace un año. Estos mismos empresarios, a su vez, están conscientes de la necesidad de ser ágiles en su estrategia para ser proactivos ante los constantes cambios en el mercado. Por ejemplo, la inflación no había sido percibida como un riesgo, contrario a los niveles del tipo de cambio; sin embargo, quizás esto cambie un poco, o no, si analizamos que una de las decisiones que habrán de tomar las organizaciones radica en trasladar o no a los consumidores nacionales, los efectos cambiarios de sus costos operativos. Habrá que considerar entonces los impactos en rentabilidad, empleabilidad y salarios que estas decisiones puedan generar, los cuales pueden ser favorables en algunos casos y en otros quizás no tanto.

Por otra parte, sepamos también que nuestro país está incentivando las inversiones en infraestructura y otras de índole privado. La industria de bienes raíces por ejemplo, incentivada por figuras de inversión como las FIBRAS y otros instrumentos, son prueba tangible de ello.

Adicionalmente, en los últimos 6 meses, he tenido la oportunidad de constatar transacciones de empresas mexicanas de distintas industrias adquiriendo negocios en Estados Unidos, Sudamérica y Europa, lo cual refleja solidez financiera y una amplia oportunidad de fortalecer los mercados nacionales en beneficio de la población mexicana.

Por lo tanto, por ahora podemos seguir visualizando oportunidades de crecimiento. ¿Las cosas se podrían hacer mejor desde la trinchera gubernamental? Sí, totalmente de acuerdo. ¿Habrá que esperar muchas tomas de decisiones? También. Pero, a final de cuentas, como dirían nuestros queridos seleccionados nacionales de fútbol que el viernes enfrentan a Estados Unidos por la eliminatoria mundialista de 2018: “Hay que seguir trabajando”; y lo demás, será producto de eso mismo.

Les mando un afectuoso abrazo.

Rubén G.Girón.

Rubén es egresado con honores del Tecnológico de Monterrey de la Licenciatura en Contaduría Pública y Finanzas. Tiene el grado de Maestro en Administración Empresarial por la misma institución y es Contador Público Certificado por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos.

Es experto contable y asesor en IFRS, US GAAP y NIF por Deloitte. Ha participado en colocaciones de deuda y capital en mercados nacionales e internacionales, además de brindar asesoría en el cumplimiento de reglas SEC para reporte financiero a emisoras extranjeras en los Estados Unidos.

También ha impartido conferencias y capacitaciones técnicas en el Tecnológico de Monterrey en México y Sudamérica, el Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León, así como a empresas en México, Europa y Estados Unidos.

Referencia bibliográfica: https://www2.deloitte.com/…/Ba…/Barometro-de-Empresas-31.pdf

Anuncios
Acerca de Francisco J. Orozco (95 Artículos)
Profesor de Contabilidad y Finanzas en el Tecnológico de Monterrey Campus Monterrey. Millennial de nacimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: